Ernesto Villanueva – Summer in my Garden

Recorrer un cierto camino de creación sin referencias, creación de una dimensión privada donde el artista se siente realizado y que está asociada al color. Ernesto Villanueva realiza sus obras en lo que se refiere a color de forma matemática, valorando  sus pesos, longitudes de onda y efectos psicológicos que puedan provocar en el público que observa.

Según el artísta, el color es casi una obra de arte en sí mismo. La búsqueda de lo exótico y la realidad bañada de fantasía ingénua es lo que trata de reflejar en sus cuadros. Sus jardines son paisajes abstractos que transportan al espectador a momentos epifánicos donde un color les hace recordar un momento concreto de sus vidas y son capaces de empatizar con el que firma “Summer in my Garden”.

Lugar: Galería Rita Castellote, hasta el 30 de marzo.

Miquel Mont – No puedes perder lo que nunca has tenido

Collages ideológicos potenciados mediante palabras sobre una superficie pintada o una imagen y cuyo origen es la prensa escrita.  Tres elementos para realizar un collage basado en las múltiples interpretaciones que se pueden dar a una determinada imagen asociada a un texto concreto. La ausencia de objetos o hechos se evidencia rápidamente y esto permite una gran rapidez, transparencia e inmediated en la realización y al mismo tiempo en la interpretación por parte del público ya que cada uno de los visitantes hace una asociación de ideas concreta y personal.

La discontinuidad de la obra hace que se focalice la atención del público en las palabras. Los colores específicos, el contorno, y la percepción de la materia permiten una lectura íntima y subjetiva. Las formas se apoyan directamente sobre el suelo y pasan a tener contacto directo con el plano de color pintado sin que éste entre en la composición completamente. Es necesario verlo para forjarse una opinión, cada obra es distinta y está intrínsecamente relacionada con aquel que la observa.

Lugar: Distrito4, hasta el 5 de mayo

Enrique Porta – Pintura y Dibujo

¿Qué ocurriría si la condena del artista fuese vivir la eternidad en el mundo que ha creado?

Dibujo y pintura, la belleza, la verdad, expresar la dignidad que como humanos merecemos, embarcándose en la exploración de todos los mundos posibles y habitando los que nos plazcan es la máxima de Enrique Porta. Máxima que mantiene en cada uno de los trabajos de su exposición.

Otro de los principios que ha querido transmitir en estas obras es la finalidad de la tarea de un artista como él, que según indica consiste en ofrecer lo que nadie pide, pero que una vez ofrecido se convierta en indispensable.

Lugar: Espacio Valverde, desde el 17 de marzo

Sao Torpez – Horizonte

Dibujo improvisado, realizado en público, para deleite de los privilegiados que cuenten del tiempo suficiente para contemplar el resultado de una obra de este tipo. Imprografías.

Es un dibujo en el cual colaboran otros artistas, el día del estreno se presentarán 20 ejemplares como una obra más dentro de las exposiciones de carácter individual que se dan en la Galería Columpio. Dibujos a rotulador y tiza en pizarras servirán para interactuar con el espectador, la idea fundamental que quiere hacernos llegar Sao es que el público deje de ser un simple observador y pueda sacar ese artista interior. Proceso, ritmo y movimiento de la creación a su disposición.

“Esos momentos efímeros, performativos, deben entenderse en el tiempo como algo a repetir, experimentar, lo más posible”. Sao Torpez

Lugar: Galería Columpio, hasta el 10 de marzo

Mónica Pilona – OFF

Muñecas sin rostro en colores fríos y con líneas curvas  realizadas con materiales como la resina o el pelo sintético. El cuerpo fraccionado de las mismas divide en secciones la mente del público dando lugar a un desencanto emocional del mismo que deja al borde del abismo los sentimientos de aquel que observa.

La artista brasileña utiliza como vehículo de sus emociones un facetado infinito que sirve para conformar el cuerpo de una muñeca un tanto alejada del reflejo infantil ya que no poseen una vista frontal o trasera. Tal mezcla da como resultado la conjunción de una serie de elementos que producen un efecto perturbador en el observador. El aspecto infantil e inocente ha sido sustituido por el reflejo del astío de una existencia desarraigada que por desgracia es bastante común en la sociedad actual.  Las distintas figuras  siguen la línea habitual de su creadora la cual nos da una visión diferente del concepto de muñeca.

Lugar: Blanca Soto Arte, hasta el 26 de marzo.