Christoph Girardet & Matthias Müller – Contre-jour

Esta exposición no está hecha para un sujeto que mira e interpreta, sino para el órgano mismo que permite ésa visión. Los juegos de luces y sombras son un estímulo para el ojo, que a veces incluso se resiente por la dura luz. No obstante, detrás de los desenfoques y sombras hay mucho contenido.

La pieza central es una vídeo instalación llamada “contre-jour” y es una fragmentación de la realidad en toda regla. El ojo fragmenta lo que nos rodea, y “contre-jour” fragmenta la imagen que capta el ojo. Sombras, luz, espacio, etc. como una metáfora de lo que la vista no puede ver.

Además queda patente el interés de los artistas en las etapas de la ceguera con el vídeo collage “Maybe Siam”, en el que distintos clips de película muestran a ciegos chocando contra paredes y muebles, como encarcelados en ambientes que les son desconocidos y hostiles.

Lugar: Galería Distrito 4, hasta el 29 de julio

Diego Santomé – Nuevas Visiones desde El Congo

El título de esta exposición se refiere metafóricamente al trabajo del artista, realizado desde la periferia. Cada objeto reivindica que la acción que se ejerce sobre el material, transformándolo y dándole forma es lo que da contenido al mismo.

Santomé trabaja con materiales simples e industriales, técnicas obsoletas u objetos ruinosos, que contienen la memoria de un tiempo pasado, pues el artista le da mucha importancia al vínculo entre arte y memoria social.

En la exposición se mezclan distintas disciplinas artísticas: la instalación, el cine en Super 8, la fotografía Polaroid o la escultura. Una pieza muy curiosa es la de “Films que nunca veremos” , formada por dos fotos y el guión de la película “Nieve” de Akira kurosawa – proyecto que nunca llegó a realizar – simbolizando las piezas nunca desarrolladas, como si se tratasen de ruinas inmateriales.

Lugar: Galería Parra & Romero, hasta el 23 de julio

Antonio López – Museo Thyssen Bornemisza

Realismo y figuración unidos a la radical defensa de la libertad y los sentimientos como fundamento de la creación. Así es Antonio López. Un poeta de lo cotidiano.

Esta es la mayor exposición que se hace de este artista español. Reune 130 obras entre pintura, dibujo y escultura, desde las más antiguas a las más modernas, constuyendo la mirada del propio Antonio López sobre su obra.

La tradición, de la que se considera heredero, estará muy presente. Además podremos disfrutar de sus “Vistas de Madrid”, cuadros de Tomelloso, donde nació; pinturas y dibujos de frutales y retratos de parejas e interiores.

Lugar: Museo Thyssen-Bornemisza, hasta el 25 de septiembre

Leonor Antunes – Camina por ahí. Mira por aquí

Normalmente concebimos los objetos en base a lo bien o mal que se adaptan al entorno en que los ubicamos, pero la portuguesa Leonor Antunes reivindica el objeto como elemento significante en sí mismo, de forma que transforme el espacio en que se encuentra.

Nociones como medida, escala y proporción desempeñan un papel clave. Normalmente la autora parte de elementos preexistentes (la mayor parte arquitectónicos) e investiga qué sucede al duplicarlos o reubicarlos en contextos espaciales y temporales que no les corresponden, viendo los nuevos significados que adquieren.

En esta instalación escultórica, Antunes toma como referente la época artística española de los 50 del siglo pasado -  en concreto el Pabellón de Corrales y Molezún para la Exposición Internacional de Bruselas de 1958 – y la película Witch´s Cradl de Maya Deren, que muestra el espacio expositivo que diseñó Frederick Kiesler en Nueva York para presentar la colección de arte moderno de Peggy Guggenheim.

Lugar: Museo Reina Sofía, hasta el 5 de septiembre

Frank Van Der Salm – Galería Casado Santapau

Paisajes, edificios, estructuras creadas por personas pero totalmente despobladas de vida humana. Estos son los modelos en las fotografías de Van Der Salm.

Pero no es la suya una mirada aleatoria, sino un estudio pormenorizado de la arquitectura de las edificaciones, de los ángulos, las distancias y los planos; de forma que se represente siempre un equilibrio tenso entre lo lleno y lo vacío, lo interior y lo exterior, lo completo y lo incompleto…

Esta forma de fotografiar, desprovista de todo rastro humano, podría parecer fría y desolada, pero hay algo en la mirada del autor que le otorga calidez a la imagen, casi nos parece estar viendo sistemas vivos; fachadas y máquinas que forman cuerpos y respiran. Nuevas formas de vida.

Lugar: Galería Casado Santapau, hasta el 23 de julio